Era uno de los nombres por los que se conocía al rey Federico “el grande” de Prusia. La película “Mein name ist bach”  nos muestra la relación existente entre este rey y la familia Bach. Gira en torno a la composición de la Ofrenda musical, una fuga a seis voces y 12 fantasías que J.S. Bach compuso para el rey.