No soy su tipo…

Hoy tenía previsto ver a mi médico.
Le veo periódica y regularmente desde desde hace casi diez años para controlar la inevitable evolución de una dolencia ya crónica. Me realizan pruebas, las incorporan a mi historia y vemos la evolución.
Esto que cuento me viene pasando desde hace ya tiempo: acudo al centro hospitalario con cierta preocupación (sinceramente, entro “cagao” aunque lo disimulo bastante  bien) y cuando salgo, salgo peor que cuando entré.
Esta vez, curiosamente, mi médico me ha dado dos noticias: una buena y otra mala. La buena es que en octubre comienza a administrarse un nuevo tratamiento a pacientes “no respondedores” a tratamientos anteriores, como yo que ya lo he completado dos veces (sin éxito). Este nuevo tratamiento consigue que el porcentaje de curación pase del 30% al 70%. Gran avance porque miles y miles de pacientes podrán curarse de su “dolencia” si obtienen buenos resultados con esta nueva droga. La mala es que yo no estaré dentro de ese 70%. El motivo: dicha medicación va dirigida única y exclusivamente a pacientes portadores de un genotipo específico y, por desgracia para mi, no es mi caso.
Mal día.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: