La puñetera tirita

Lo que para la mayoría de nosotros es algo bastante simple, para un niño de 3 años no lo es tanto. Aunque casi siempre, la curiosidad y la confianza en uno mismo, consiguen hacer maravillas.
Este es un buen ejemplo… hasta que no lo consiguió no paró.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: