Y le dejaron sus mejores presentes…

5 de enero: noche de Reyes. Mi hijo Álvaro dejó en el portalillo su chupete. Fue su regalo al niño Jesús y me sorprendió su generosidad. A partir de ese día, no hubo más chupete en casa. Acababa… Leer Más