Sierra Nevada 2007

 

 

 

 

Panticosa 2006

El primer día que cantamos la canción casi lo dices de un tirón. Una semana después, mientras la abuela te preparaba unos macarrones, lo dijiste a la primera y no te cansaste de repetirlo durante un buen rato,… Leer Más

Ayer mismo me decías: –Ven, papá. Yo estaba arriba y no te veía. –¡Ahora voy! Te metiste en tu habitación y empecé a oír ruidos en tu armario. Me levanté y te pregunté: – ¿Qué quieres, Álvaro? –Nada papá -dijiste…. Leer Más

Con el culo

 Preparábamos un regalo-sorpresa para el abuelo, y nos lo pasamos genial.

Cuando mi hijo no había cumplido un año, conseguí hacerme con unas almohadillas musicales, del tamaño de una pandereta grande; cada una de un color, hechas de espuma y con un diapasón con el que se podía formar una escala musical. Comprobé que, sujetándole por debajo de los brazos y con pequeños saltitos de una a otra, nos divertiríamos un montón mientras escuchábamos los sonidos.
Le gustaba caminar sobre ellas y decía: “… pero me tito los zapatos, ¿vale?”

A %d blogueros les gusta esto: